Del libro Al borde de la vía, Tercer Mundo Editores, 1988

Autor: Uriel Giraldo Álvarez

Al Borde de la vía.jpg

en mi barrio

como en todos los barrios

los domingos y días de descanso

las niñas pintan sus uñas

con esmalte barato

disponen su pelo lo mejor que pueden

se ponen sus mejores prendas

y se asoman desde temprano

a las ventanas

a mirar

si alguno de los hombres que pasan por la calle

tiene un aura azul

que encaje con sus sueños

Afuera pasan cosas  carros  gentes

alguien que aprovecha la mitad de la noche

para lanzar un grito que a nadie espanta ni conmueve

Aquí en el silencio de este cuarto

donde de una manera impalpable estás presente

mi desolada piel también lanza su grito

                   y te reclama

Me pregunto qué habrá sido

de la muchacha aquella

que a tantos enseñó a besar

en el zaguán de una casa en penumbra

mientras en las piezas del fondo

su madre y su abuela

murmuraban plegarias a los santos

Fue la primera que permitió a nuestras manos

traspasar la valla enresortada

para descubrir la incógnita de siempre

¿Recordará nuestros juegos

cada vez que alguien la posee de afán

en algún zaguán oscuro?

Calle 13 Carrera 12, Ediciones Faltriquera, 1990

Autor: Uriel Giraldo Álvarez

Carrera 13..jpg

Tiene dieciocho años
Nunca ha tenido novio
ni tan siquiera amigos
No dice nada distinto a monosílabos
En época de exámenes
pasa horas enteras frente al espejo
destripando espinillas
para espantar los nervios

mi tía Concepción-doncella inconforme-concibió a Cristinaen una silla de dentisteríamientras le tomaban la impresiónpara la prótesis dental

No se sabe porqué
pero todos los novios
de tía Soledad
se casaron
con otras
Ella decía
mejor vestir santos
que aceptar propuestas
que ofendan la virtud
Cuando estuvo dispuesta
a modificar sus improcedentes virtudes
un espeso bigote
ensombrecía su rostro